Cuautitlán Izcalli, Estado de México, a 29 de septiembre de 2014

 

El camino de Dios es perfecto;
la palabra del Señor es intachable.
Escudo es Dios a los que en Él se refugian.

¿Quién es Dios, si no el Señor?
¿Quién es la roca, si no nuestro Dios?
Es Él quien me arma de valor
y endereza mi camino.
Salmos 18, 30-32

A toda la comunidad,

Por este medio, me dirijo a toda la comunidad educativa del Centro Escolar del Lago, perteneciente a los monjes benedictinos de la Abadía del Tepeyac, con el objetivo de saludarles y darles a conocer la siguiente información:

En las últimas semanas, los monjes de la Abadía del Tepeyac han realizado una serie de ejercicios espirituales cuyo propósito es prepararse para la elección de quien representará a la máxima autoridad dentro de la Abadía, el Abad.

“Los caminos de Dios son perfectos”, señala el Salmo que encabeza este comunicado para demostrar cómo todo llega en el momento que Dios nuestro Señor lo dispone. No podría existir mejor momento, siendo que estamos atestiguando la manifestación de vida al ver nacer un nuevo periodo de la Comunidad Benedictina de la Abadía del Tepeyac. La trascendencia de este suceso determinará la ruta que seguiremos en los próximos cincuenta años. Esto, sin mencionar el importante papel que el Abad representará para la Iglesia mexicana.

Es por ello que, a partir de hoy y hasta el miércoles próximo cuando redoblen las campanas de la Abadía, hecho que señalará la culminación de la elección abacial, les solicito que nos unamos a una sola voz en oración, pidiendo a Dios que nuestros queridos monjes encuentren la iluminación y paz necesaria para hacer frente a este trascendental momento de la vida monástica.

Atentamente,

 

Maestro Alfonso Violante Macías

Vicerrector